1 de marzo de 2018

Mi primer relato

¡Hola a todos! Hoy vengo con una entrada algo especial para mí. Hace unas semanas subí el book tag de los dioses del olimpo y mientras lo escribía me topé con Deméter. Esto me hizo recordar un relato que escribí en el colegio, el cual me gustaría compartir con vosotros. No lo tengo como tal, pero me acuerdo bastante de que trata así que me haría mucha ilusión contároslo. Nunca he escrito nada para que lo podáis leer, y que os pueda contar este relato que está un poco hecho a risa, me parece una muy buena manera de empezar.

Cuando yo estaba en la Eso, segundo si no recuerdo mal. En una clase de Lengua Castellana, mi profesora nos contó la historia de Deméter, Perséfone y Hades, si alguien no conoce la historia os dejo aquí el enlace de una página que he encontrado donde se explica bastante bien. clic aquí para acceder a la historia. El caso es que, en el mito, la diosa Deméter castiga al mundo por algo que le arrebatan en su caso, al ser la diosa de la agricultura, se explica el porqué de que las cosas se marchiten, es decir, el porqué de la marchitación de los alimentos de hoy en día se explica como el sufrimiento que vivió Deméter con la pérdida de su hija. 

Mi profesora, quería que explicáramos un hecho negativo en la naturaleza que haya actualmente que tenga por detrás una historia mitológica la cual nos teníamos que inventar. En la historia no tenían porque aparecer los dioses establecidos, te los podía inventar.

Hace muchos años, cuando la tierra estaba regida por dioses y diosas que controlaban los elementos, los sentimientos y el mundo en general, era una tradición que cuando el hij@ de uno de los dioses importantes tenía que casarse, se celebrara un baile donde asistieran los hijos de los dioses para pedir la mano del primogénito. Efeo, el hijo mayor del dios Fausto, estaba a punto de cumplir la mayoría de edad y tenía que contraer matrimonio cuanto antes. Se abrieron las puertas de la mansión calcinada a todos los jóvenes ya sean hombres o mujeres que quisiera asistir al baile e intentar conquistar el corazón del joven. 



Aqua era una joven muy hermosa que vivía con su familia en las ciénagas. Eran lugares preciosos, donde el agua cristalina lo inundaba todo. Era el agua más sana y curativa que se hubiera visto jamás. Tanto dioses como humanos visitan las ciénagas para poder disfrutar de las bellas aguas. En cuanto un mensajero trajo la invitación al palacio azul, de que se celebraba el baile de pedida en el palacio calcinado, Aqua se puso muy pero que muy contenta. Había tenido la oportunidad de conocer a Efeo en persona, y le agradaba mucho su presencia. En cuanto vio la carta fue corriendo a ver a su padre y decirle sus ansias de asistir al baile. Poseidón y Nimera, el matrimonio que regía el valle de las ciénagas, se emocionaron muchísimo al ver a su hija tan feliz y contenta. 



En lo alto de los cielos, habitaba Pluma, una de las hijas del dios del viento, Helio. Esta al igual que Aqua había sido invitada al baile, y pese a que no mostro el mismo entusiasmo que ella, quiso asistir al baile ya que seria imperdonable que se perdiera una fiesta de esa magnitud.

Por todo el continente fueron entregadas las misivas y fueron muchos los que se animaron a intentarlo como Igor el hijo de Hércules o Selena una de las hijas de la Bella Afrodita entre los miles de asistentes.


El palacio calcinado estaba impresionante. Desde lo lejos se podían admirar los fuegos artificiales que salían desde los jardines del palacio iluminándolo todo, mostrando el camino hacia la gran celebración. Tanto los jardines delanteros como el interior de la sala del baile, estaban adornados con colores emblemáticos de los fausto, el rojo y el negro. Cortinas, tapizados, cubiertos, paredes, estaban decorados con dichos colores, pero no de una manera cargante, eran tonos cálidos, y claros, ideales para crear un ambiente de lo más acogedor. A la entrada del palacio, se podían ver a acróbatas, bailarines y trapecistas que utilizaban el fuego de manera artística, lo que provoco la sorpresa de muchos de los asistentes, sin duda iba a ser una gran noche y no era para menos, la ocasión lo merecía. 

Todas las invitadas e invitados estaban radiantes, todos tenían un propósito, conquistar al atractivo Efeo caracterizado como el resto de su familia por su melena roja como el fuego, y por esos ojos profundos donde se podía deslumbrar una llama si los mirabas fijamente un rato, o eso decían algunos. 

Tanto Aqua, como Pluma y los demás estaban ansiosos de poder pasar un rato a sola con el heredero. Estos bailes solían durar un par de días, donde todos los dioses se dedicaban a comer, disfrutar y descansar de sus menesteres. 

Por fin llegó el turno de que Aqua pudiera disfrutar de un paseo por los famosos jardines a solas con Efeo. Él tuvo el detalle de llevarla al lago rojo, sabía que a Aqua le agradaría disfrutar de las vistas del agua, aunque no fueran sus hermosas ciénagas. 

- Espero que estés pasando una velada muy agradable. - Le dijo Efeo con tono cálido, todo él desprendía calor.

-Es tan increíble este lugar, hacía años que no lo visitaba, pero nunca lo olvide. - Aqua estaba maravillada con todo lo que veía, se hacía viviendo en aquel palacio, disfrutando de paseos y charlas con Efeo todas las noches. 

-Podrías disfrutar más de ellos si finalmente fueras la elegida y por supuesto aceptaras ser mi esposa y vivir en este lugar. Los ojos azul turquesa de Aqua se iluminaron, ¿había oído bien? Eso parecía una declaración en toda regla. No cabía de gozo. Deseaba tanto descubrir el amor verdadero, sentir la calidez de un abrazo, el susurro de un te amo, tener la mágica sensación de esa felicidad plena, de estar con alguien que te vea como alguien especial, que sepas que, aunque no seas la más guapa, la más lista o la más simpática, para esa persona si lo eras. Deseaba sentirse querida, y sabía que con Efeo todo aquello era posible, desde el día en el que lo conoció se enamoró de él, nunca olvidaría esos ojos, esa figura, esa sonrisa y ese guiño que acostumbraba a hacer.

Unos pasos que se acercaban la sacaron de sus pensamientos. La diosa Efímera apareció arrastrando su espléndido vestido azul celeste, necesitaba que su hija la acompañara un momento. Aqua no se molestó en absoluto que la interrumpieran, seguía en su burbuja de felicidad. Mientras ambas se alejaban dentro del palacio Aqua vio como Efeo se encaminaba hacia el ala este del palacio donde estaba el laberinto de rosas rojas. Recordaba cuando jugaba con Efeo y sus hermanos al escondite por los pasadizos de aquel gigantesco laberinto. Por la noche las rosas rojas se iluminaban y parecía un camino de color rojo. Efeo siempre iluminaba el camino para que ella no se perdiera y ganara el juego. Nunca lo olvidaría.

Cuando termino de arreglar el asunto por el cual su madre la había llamado, decidido adentrarse en el laberinto y encontrar a Efeo, seguro que la estaba esperando para pedirle matrimonio en aquel lugar que era especial para ambos. 

Aqua pudo escuchar la voz de Efeo a lo lejos y la siguió, pero pronto se dio cuenta de que él no estaba solo. Pluma lo acompañaba, la hija de Helio. Sus padres eran viejos conocidos, pero ella había tenido poco contacto con sus hijas. 

Lo que vio, le partió el corazón en mil pedazos, pero fue peor aún lo que escucho de la boca de Efeo, eso si la destrozo por dentro.

-Tenemos que seguir viéndonos en secreto, incluso después de mi matrimonio con Aqua. - Aquellas palabras salieron de la boca de Fausto, ella no las pudo asimilar, la estaban utilizando, el muchacho que ella en su día considero su amigo, ella le había confiado su corazón y él lo había desechado como si fuera basura.

-En algún momento tendrás que deshacerte de ella. Esto no es lo que yo quiero Efeo. Yo te quiero a ti, y no me gusta que nos tengamos que esconder. - Aqua no daba crédito a lo que escuchaba sus oídos, ¿Que ganaban ellos con ese matrimonio? ¿Por qué tanto interés en casarse con ella? 

-Lo sé, pero mi padre me lo ha pedido. Necesitamos la ayuda de las ciénagas para que nuestras tierras no mueran, y la única manera de conseguir ese poder es casándome con Aqua, aunque no la ame. En cuanto el matrimonio se efectué y ella me mandé la mitad de su esencia, tu y yo podremos estar juntos. - Un segundo después él se acercó despacio hacia ella y la beso. Fue el beso más maravillosos que Aqua hubiera visto. En sus ojos vio amor, pudo apreciar la llama en los ojos de él, aquella llama que solo se veía cuando un Fausto amaba de verdad, aquella que ella había creído ver cuando la miraba. La rabia la enveneno por dentro, una ira salió de lo más profundo de su ser. Se sentía, engañada, utilizada, violada. Efeo se había aprovechado de los sentimientos que ella tenía hacia él para jugar con ella, utilizarla con un propósito y después deshacerse ella o matarla quien sabe. No pudo aguantar tal humillación y desde lo más profundo de su ser, salió una bocanada de aire, que se convirtió en un grito agudo y potente, se escuchó en todos los rincones de la tierra. 

La pena y la tristeza invadieron el corazón de Aqua, pero fue la venganza lo que de verdad se apodero de ella. En cuanto volvió a las ciénagas, empezó a llorar. La rabia que sentía dentro de ella, hizo que sus lágrimas no fueran solo lágrimas, sino que fueran veneno. El agua pura, cristalina, natural y curativa de las ciénagas estaba cambiando, convirtiéndose poco a poco en agua salada, Aqua estaba desprendiendo su ira contra esas aguas, para que ni Efeo ni nadie pudiera disfrutar nunca más de ellas. Poco a poco todo el Aqua del planeta se fue marchitando, envenenando. Se convirtió en Aqua ácida, y todo aquel que la probara notaria una pizca de lo que Aqua sintió cuando le rompieron el corazón, como la persona que ella amaba y consideraba su amigo la sabia utilizado y mentido, como se había llevado su corazón para después romperlo y esparcir sus pedazos. 

Espero que no os haya parecido demasiado infantil, recuerdo que lo escribí/pensé cuando tenía trece años. 

Un besito muy grande a todos y me gustaría mucho leer en los comentarios que opináis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola! Gracias por dejarnos tú comentario, da por hecho que nos pasaremos por tu blog y te comentaremos, DEVOLVEMOS ABSOLUTAMENTE TODOS. Comenta siempre con respeto y educación. Que tengas un gran día -E y -L ♥️